¡Por fín estos guerreros de la paz han cobrado vida!