BRINDANDO EN GRANADA

Palacio de Congresos de Granada Y alzo el vaso, más vacío que yo, lo elevo hacia el infierno. Por lo que jamás seré, niego al mundo como es. Y así me convertiré… en los días no vividos.