El teatro tembló

Nos alucina mucho descubrir las diferentes dimensiones que tienen las canciones. Simplemente hay que verlas, tocarlas y sentirlas de diferentes modos. Ayer en Santander, Segundo Asalto volvió a volar a capela... y el teatro tembló.

Muchas gracias SANTANDER!